Diario de: ¡he tenido una idea! 4ª parte

Tras la presentación de nuestro primer prototipo en clase, escuchamos las dudas que les surgían a nuestros compañeros y a nuestro profesor Pablo Peñalver; nos dimos cuenta que, según nos indican las Reglas de Oro de Desing Thinking no puedes enamorarte de tu idea. Aunque a nosotros nos parecía una presentación muy buena, que dejaba claro el objetivo de nuestro proyecto, pudimos comprobar que no era así: a algunos compañeros no les quedaba claro cual era ese objetivo.

Comentamos con nuestros compañeros de Málaga la reacción en clase tras ver la presentación, y decidimos hacer algunos cambios al primer prototipo, intentando que se entendiera mejor nuestro objetivo final…

Este es el resultado:

Espero que este nuevo prototipo defina mucho más la idea que tenemos de nuestra serie de vídeos, aún así, debe pasar de nuevo por la fase de EVALUAR, para comprobar que esta vez transmitimos el mensaje mucho más claro: conseguir con esta serie de vídeos mostrando el trabajo de nuestros compañeros, que la comunidad docente descubra otra forma de trabajar (otra forma de enseñar) y que el resto de jóvenes que se plantea estudiar, decida hacerlo a través de la Formación Profesional.

En próximas entradas os contaré cómo continúa el proceso…

Hasta pronto

Diario de… ¡he tenido una idea! 3ª parte

Siguiendo el proceso de creación de un nuevo proyecto, como os vengo contando en las entradas anteriores: Diario de ¡he tenido una idea! primera y segunda parte, llegaba el momento de crear algo tangible… nuestro primer prototipo… es la fase:

PROTOTIPAR

Como continuación a las fases anteriores, seguimos trabajando en remoto con nuestros compañeros de Málaga; ahora tocaba plasmar en un documento todas las conclusiones a las que habíamos llegado.

Pensamos que la mejor forma de explicar nuestro proyecto era inventar la historia de un personaje en concreto:

Nuestro protagonista (Manolo) es un joven de 22 años, que acaba de dejar la carrera de Turismo, y se plantea emprender un negocio

Indagando en internet encuentra una serie de vídeos en Youtube en el que le hablan de una nueva forma de estudiar en FP: es la historia de varios grupos de estudiantes que trabajan juntos en remoto, desde dos institutos en Toledo y Málaga… le sorprende la nueva forma que tienen de estudiar y trabajar. Le llama la atención que son chicos y chicas como él, pero estudian de una forma diferente, trabajan en proyectos reales, desde sus institutos, siguiendo unas pautas distintas al resto de la enseñanza que el conoce.

Conoce a los creadores de los vídeos, a los profesores que inspiran estos proyectos, a los alumnos de estos dos institutos… Le gusta la idea y continua viendo la serie, la recomienda a sus amigos, investiga algo más y encuentra este proyecto en distintas redes sociales.

Todo el mundo comparte la serie de vídeos, tanto es así que se hacen virales… en todos sitios se habla de esta nueva forma de trabajar en la enseñanza.. y los creadores de la serie tienen tanta fama que les entrevistan en un conocidísimo programa de televisión…

Es una buena historia, ¿verdad?… así lo pensamos nosotros también, y continuaremos trabajando en este proyecto, siempre bajo la supervisión de nuestro profesor Pablo Peñalver, para conseguir que chavales como Manolo, y sus profesores, y amigos, familiares… conozcan el gran trabajo que hacen algunos alumnos y profesores de estos institutos.

En definitiva nuestro reto será este: publicitar e intentar viralizar el trabajo de nuestros compañeros y profesores.

Seguid atentos al blog, os mantendré al día de los pasos que seguimos dando… hasta pronto

Diario de… ¡he tenido una idea! 2ª parte

Tras «empatizar» con nuestro público objetivo, llegaba el momento de DEFINIR el reto al que nos íbamos a enfrentar.

En la primera parte de «Diario de: ¡he tenido una idea! comenzamos planteándonos la investigación: en Internet, entrevistando a nuestros compañeros y profesores… definimos entonces qué queríamos hacer, y a quién nos íbamos a dirigir.

Con toda esta información realizamos una brainstorming para analizar qué pretendíamos conseguir con nuestra serie de vídeos, cuales eran nuestros objetivos:

  • Queríamos dar a conocer una forma distinta de trabajar en la FP, animar a los jóvenes a descubrir esta nueva forma de aprender
  • También pretendemos que el profesorado descubra que hay nuevas y diferentes formas de enseñanza
  • En conclusión, queríamos dar visibilidad a otra forma de trabajar en la enseñanza, otra forma de impartir clases.

Habíamos definido nuestro reto, llegaba la hora de IDEAR

Una de las técnicas Desing Thinking que utilizamos en clase y que nos ayudó mucho, fue un «taller de cocreación», en el que cada persona del grupo explica al resto su reto y éstos, en un momento de divergencia, exponen distintos puntos de vista y distintas soluciones al reto planteado.

Tras esta actividad, concretamos mejor nuestro reto, decidimos el esquema que seguiríamos en el montaje de nuestra serie de vídeos, en los que incluiríamos entrevistas a nuestros profesores, montajes de fotos con diferentes escenas del capítulo, grabaríamos a nuestros compañeros trabajando en remoto y, como no, utilizaríamos también las tomas falsas.

Para conseguir hacer más visible nuestra idea, debemos crear perfiles en la mayoría de redes sociales: Youtube, Facebook, Instagram…

Pero no todo es tener un perfil en las redes, queremos viralizar estos vídeos, por lo que debemos aprender las técnicas de los youtubers e instagramers…

Suena interesante, ¿verdad?… no os perdáis las próximas entradas en el blog….

Diario de… ¡he tenido una idea! ….. 1ªparte

Hola de nuevo a todos, recordareis del post anterior «Team Building en remoto», que llevamos a cabo un proyecto en remoto con compañeros del Instituto Miguel Romero Esteo de Málaga, en los siguientes post, os contaré los pasos que hemos seguido para desarrollar este proyecto, utilizando metodología Desing Thinking.

El primer paso para comenzar a trabajar y centrar objetivos INVESTIGAR:

Además de realizar una brainstorming para chequear qué conocimientos tenía cada miembro del equipo sobre cómo desarrollar el proyecto, investigamos en la red para ver si existía algo parecido a lo que queríamos conseguir. No encontramos cada similar a la idea que teníamos: una serie de vídeos contando la experiencia real de alumnos de dos institutos distanciados por más de 400 Km y trabajando juntos, buscando soluciones a diferentes retos.

Tras comprobar que no había nada de lo que buscábamos, optamos por preguntar a nuestros compañeros de clase cómo lo veían ellos, qué les parecía nuestra primera idea… fue muy interesante y enriquecedor escuchar otras opciones y puntos de vista. Nos sirvió para ir concretando nuestra primera idea.

Después de este momento de divergencia, llegaba el momento de converger: teníamos mucha información recogida a través de estas entrevistas, la búsqueda (poco fructífera) en la red y la observación del trabajo del resto de compañeros, por lo que era el momento de sintetizar datos y ver qué habíamos aprendido de esta investigación:

  • Nuestro proyecto es algo que no se ha hecho antes, no encontramos antecedentes ni nada parecido en la red
  • Contamos con la colaboración de nuestros compañeros y profesores
  • Nuestro principal reto es guionizar esta serie de vídeos para que resulten atractivos y se viralicen en la red.

El siguiente paso en el desarrollo del proyecto, siguiendo siempre las directrices Desing Thinking, era:

EMPATIZAR

En esta ocasión, teníamos un problema diferente al resto de equipos de trabajo. Nuestro proyecto no tiene un cliente concreto, alguien que nos indique cuales son sus preferencias…

Después de varias sesiones de trabajo con los compañeros de Málaga, decidimos que nos dirigiríamos a 3 tipos diferentes de usuarios:

  • Por un lado, serían alumnos de ciclos de FP interesados en descubrir una nueva forma de aprender
  • Por otro lado, también sería nuestro público, la comunidad docente: profesores con inquietudes diferentes, buscando otra forma de enseñar en sus clases,
  • y por último, también nos dirigiríamos al resto de jóvenes que aún no conocen la FP y cómo se está trabajando actualmente con diferentes técnicas de enseñanza.

Con esta idea, rellenamos el mapa de empatía de nuestro público objetivo, definiendo quién es, qué necesita hacer, qué ve, qué dice, qué oye, qué hace…

Pero aún nos quedaba trabajo por hacer…. seguid atentos al blog y os contaré…

TEAM BUILDING EN REMOTO

En anteriores entradas os contaba cómo nuestro profesor Pablo Peñalver nos sugería una serie de dinámicas encaminadas a crear equipo, dinámicas Team Building, con las que aprendimos a conocernos como equipo y a trabajar juntos. Ahora tocaba hacer equipo con los alumnos del IES Miguel Romero Esteo de Málaga, con los que trabajaremos en un nuevo proyecto de innovación y emprendimiento.

Se trata de aprender a trabajar en remoto con personas que no conocemos, y acostumbrarnos a ser flexibles, a escuchar a nuestros compañeros, a no prejuzgar y a colaborar en un proyecto diferente.

En un primer intento, nos conectamos por videollamada 4 de los 5 miembros del equipo, hablamos de nuestras ciudades, de nuestros institutos, profesores…. se trataba de conocernos un poco para comenzar a trabajar juntos, de soltarnos, de coger confianza…

Tras varios intentos para conectarnos todos, por fin conseguimos coincidir y nos conectamos mediante videollamada por whatsApp.

En esta ocasión, comenzamos por una brainstorming, en la que aportamos cada uno la idea o ideas que tenía para realizar el proyecto que habíamos elegido; nuestro grupo va a realizar un proyecto «diferente»: dar a conocer cómo se forman alumnos de dos institutos totalmente distintos para ser emprendedores.

Coincidimos en la forma que le daríamos al proyecto: una serie de vídeos en los que participarían nuestros profesores y compañeros. También nos pusimos rápidamente de acuerdo en el título del proyecto: DIARIO DE…»HE TENIDO UNA IDEA»

Acordamos ir trabajando en diferentes aspectos del proyecto y en próximas conexiones ir cerrando el trabajo y comenzar a publicar los vídeos.

En próximas entradas os iré contando cómo se desarrolla el proyecto, espero que os resulte interesante, por lo menos tanto como me parece a mí…

Team Building y III

Como os comentaba en las anteriores entradas: Team Building I y Team Building II, nuestro profesor Pablo Peñalver nos ha propuesto una serie de dinámicas para la construcción de nuestros equipos, para definirnos como verdadero equipo y mejorar nuestra productividad. Dentro de estas dinámicas os he explicado: Los 5 favoritos, Una palabra, El hombre/mujer del tiempo y El traje de novia; aún nos quedaban dos dinámicas más: 1+1 y el Reto de los 5 euros

1+1:

Pablo nos entregó esta hoja a cada equipo, debíamos elegir un objeto de la primera tabla y un producto/lugar de la segunda y diseñar un nuevo producto o servicio.

Teníamos que prototipar nuestro producto y exponerlo en clase. Elegimos Bicicleta y Castillo… nuestro producto: un Tuc-Tuc manchego. La idea era facilitar la subida a la crestería consaburense con un vehículo eléctrico, que permitiera viajar a más de una persona y disfrutar de las «vistas», equipado además, con un sistema de audioguías.

Teníamos un tiempo para crear el prototipo y al igual que en el resto de retos, trabajamos bien en equipo, escuchando cuando alguien sugería algo, colaborando unos con otros… Este fue el resultado:

En esta ocasión me tocó a mí «venderle el producto» a nuestros compañeros.

El reto de los 5 euros:

Llegamos al último reto…

Pablo nos dio 5 euros a cada equipo, ¿el reto?: obtener beneficios con algún negocio (lícito claro)

Nuestro trabajo consistía en idear alguna manera de, utilizando inicialmente esos 5 euros, obtener el mayor beneficio posible. Tras unos minutos pensando qué hacer, Laura nos propuso vender pequeñas manualidades: llaveros y pulseras que haríamos nosotros mismos.

Nos gustó la idea y la pusimos en práctica: con esos 5 euros compramos material, a través de tutoriales en Youtube aprendimos a hacer pulseras (Laura ya sabía hacer llaveros); utilizamos las redes sociales para vender nuestros productos a nuestros contactos.. y se nos dio muy bien obtuvimos unos ingresos netos de 112 euros…. Y fue Miguel quien defendió nuestro proyecto ante el resto de compañeros.

Aprendimos que no es necesaria una inversión muy fuerte para conseguir beneficios, que cuesta mucho trabajo obtenerlos, y a diferenciar amigos y familiares de clientes… realmente no obtuvimos clientes, quien nos compró lo hizo porque nos conocen, y una idea de negocio no puede basarse en esto.

Con estas dinámicas hemos aprendido a conocernos, a trabajar juntos (ha sido una grata sorpresa comprobar cómo nos hemos adaptado unos a otros, como nos complementamos).

El objetivo de las dinámicas Team Building se ha conseguido con creces, por lo menos en nuestro equipo, el equipo MOTOR.

En próximas entradas os iré contando cómo seguimos funcionando, cómo creamos nuestra empresa y nuestro camino a lo largo del curso….

TEAM BUILDING II

Seguimos con las dinámicas Team Building que nos propone Pablo Peñalver para conocernos mejor como equipo, la siguiente propuesta es la dinámica «Una palabra».

Si en la primera dinámica «Los 5 favoritos» debíamos crear en común una lista con los 5 favoritos del grupo, en este caso, debíamos ponernos de acuerdo eligiendo una sola palabra que definiera al equipo.

Esta vez fuimos rápidos, tras una brainstorming en la que todos aportamos ideas, nos quedamos con la sugerida por Miguel: «MOTOR»

Como un Motor bien engranado funcionamos a la perfección, unos se apoyan en los otros, y si se rompe alguna pieza, entre todos lo solucionamos, y seguimos trabajando. En nuestro equipo todos somos igual de importantes, todos juntos funcionamos como un motor de Fórmula 1… somos una máquina casi perfecta.

Miguel se encargó de definir perfectamente el porqué de la elección de nuestra palabra. Bravo por él.

Las dinámicas se iban «complicando».

La siguiente consistía en «El hombre/mujer del tiempo». Esta vez debíamos «dar el tiempo» como si se tratara de un equipo profesional. Debíamos repartir tareas y trabajar en remoto, organizar el trabajo y a la mañana siguiente presentar la información meteorológica al resto de compañeros.

Trabajamos durante toda la tarde, cada uno preparando una parte del trabajo, Vero, Alba, Laura prepararon todos los materiales necesarios para que Miguel y yo pudiéramos preparar el guion y presentar el tiempo.

Salió genial, terminamos muy orgullosos de nuestro trabajo, y de como una vez más, funcionamos como un motor….

Las dinámicas fueron cambiando… se iban volviendo más «complicadas», la siguiente pondría a prueba nuestra creatividad y nuestra facultad de trabajar bajo la presión del tiempo….

«El Traje de novia»:

Contando con los materiales que nos preparó Pablo Peñalver debíamos confeccionar… ¡¡¡un vestido de novia!!! y desfilar con él. Los materiales: un rollo de papel higiénico y un rollo de celo. Tiempo: algo más de 1 hora para hacer desfilar a nuestra modelo con el vestido…

Pues también fuimos capaces de lograrlo ¿lo dudabais? Fue un reto divertido, en el que debimos trabajar con rapidez y precisión (no podéis imaginar lo complicado que es trabajar con papel higiénico).

¿Qué aprendimos? a organizarnos… una vez que tuvimos claro el diseño (tardamos poco en ponernos de acuerdo) elegimos quién vestiría el traje (en esta ocasión le tocó a Alba desfilar) nos pusimos manos a la obra:

Después del diseño y la confección tocaba desfilar, y como en todo desfile, había que explicar nuestro modelo… Fue Verónica la encargada de hacerlo, y lo hizo genial… como si de un desfile profesional se tratara.

Con estas dinámicas, aunque pueda parecer que no, hemos aprendido a trabajar juntos, como os comentaba en la anterior entrada, nos conocíamos como compañeros de clase, pero no como equipo. Nos han ayudado a conocernos mejor y a ir puliendo las pequeñas diferencias que pudieran surgir.

Pero aún no hemos terminado… seguid la siguiente publicación… os sigo contando…

TEAM BUILDING I

Hace unos días creamos en clase los grupos con los que desarrollaremos nuestros proyectos este curso.

El proyecto más importante que tenemos entre manos es el de la creación de nuestra propia empresa «simulada», con toda la documentación obligatoria y con situaciones en las que se puede encontrar cualquier empresa del mercado.

Este proyecto lo llevaremos a cabo en equipos de 5 personas.

Tras hacer estos equipos, el objetivo era «conocernos» mejor; ya nos conocemos como compañeros, pero debemos trabajar mucho juntos, y teníamos que conocernos como grupo.

Para esto, nuestro profesor Pablo Peñalver ideó una serie de dinámicas Team Building muy interesantes.

La primera dinámica fue «los 5 favoritos», os la explico: cada miembro del grupo debía hacer una lista con sus 5 favoritos de una materia a elegir por el grupo, después debíamos ponerlo en común y hacer una lista de todo el grupo. En un principio nosotros elegimos hacer una lista con los 5 sitios que habíamos visitado y que más no habían gustado o impresionado. Tras hacer las listas individuales y ponerlas en común, nos dimos cuenta de que no coincidíamos en nada, no por gustos, sino porque cada miembro del grupo había tenido oportunidades diferentes en la vida.

Rápidamente vimos que con esas listas no podíamos trabajar, por lo que decidimos cambiar, adaptarnos y buscar otro tema más adecuado, en el que fuera más fácil coincidir: comidas favoritas.

Aquí sí coincidimos en varias cosas: comprobamos que todos somos muy sencillos, nos gustan, en general, los platos tradicionales, la comida de nuestro entorno, los postres,… Con esto preparamos nuestra lista en común. Esta vez le tocó a Laura exponer al resto de compañeros nuestra lista y las conclusiones a las que habíamos llegado.

Fue una manera muy original de comenzar estas dinámicas Team Building y conocernos mejor.

Un aspecto muy positivo que descubrimos: cuando nos dimos cuenta de que no íbamos por buen camino con la lista que habíamos elegido cambiamos rápidamente, sin traumas, sin discusiones… llegamos a la misma conclusión juntos, juntos nos adaptamos y juntos finalizamos la dinámica.

Muy bien por Laura, expuso claramente las conclusiones del equipo.

Espero que os haya resultado interesante esta dinámica, porque hay más…. Seguid las próximas publicaciones…

¿Cómo soy como emprendedora?

Hola de nuevo a todos, hoy en clase de Simulación Empresarial nos han pedido que nos presentemos en sólo 1 minuto: debíamos explicar cómo somos como emprendedores.

No ha sido nada fácil describirme a mí misma, por lo que he pedido a mis amigos y familia que me describieran en una palabra y con esto he intentado resumir en un minuto como soy, y como me ven los de mi alrededor.

Tampoco penséis que ha sido fácil grabar el vídeo… ha habido varias tomas falsas, que algún día compartiré con vosotros; aunque me ha gustado el resultado.

He intentado hacer un vídeo dinámico, con movimiento, que os ayude a conocerme un poquito, aunque, como os he comentado, es muy complicado «venderse» en tan solo un minuto; puede resultar algo pedante o arrogante hablar solo de mis virtudes, pero no dudéis que tengo muchos defectos, aunque intento pulirlos a diario.

Espero que os guste el vídeo, espero no parecer engreída, y espero tener oportunidad de conocernos mejor.

Nuevo escenario Laboral

Nos encontramos en una era de cambios, no sólo este año 2020 por toda la problemática alrededor de la pandemia por Sars Cov 2, sino porque el mercado laboral está cambiando a gran velocidad, y no solo en lo que tenga que ver con tecnología e innovación, también en el perfil ideal de los trabajadores.

Para adaptarnos a estos cambios debemos utilizar todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance, y la mejor herramienta que tenemos somos nosotros mismos: debemos convertirnos en trabajadores del futuro, los conocidos como KNOWMADS.

Hasta hace algunos años, en la mayoría de las empresas se buscaba la especialización en las tareas, trabajadores muy buenos en su puesto, pero no tan buenos en puestos diferentes. Actualmente, el perfil de trabajador más solicitado es el llamado KNOWMADS: son trabajadores innovadores, creativos, imaginativos, flexibles, ven más allá del fracaso, asumen su error y aprenden de él, combinan habilidades de diferentes trabajos… además, en este tipo de trabajadores no se tiene en cuenta la edad.

En este entorno laboral cambiante, surge una nueva forma de trabajo en equipo: AGILE: una nueva forma de trabajar en equipos flexibles que permite crear y responder a los problemas de forma rápida, «ágil». Esta forma de trabajo busca equilibrar flexibilidad y estabilidad. Suelen utilizar una metodología SCRUM: busca organizar y administrar trabajos complejos en sprint, es decir, en plazos de 15 días o una semana.

Esta forma de trabajo «AGILE» aporta diferentes beneficios a las empresas: mejora la eficiencia del equipo, mejora la comunicación, aumenta la capacidad para adaptarse a los cambios…

Pero, no sólo está cambiando el perfil de los trabajadores, en un mundo empresarial cada vez más competitivo e impredecible, las empresas también deben aprender a adaptarse a las nuevas circunstancias. Actualmente las empresas tienen dos opciones: «Adaptarse e innovar o innovar y adaptarse». Hay muchos ejemplos de empresas que no supieron adaptarse a los cambios y terminaron quebrando.

¿Qué debe hacer una empresa para adaptarse? Es necesario un cambio en la cultura y la estructura de la empresa, y dirigirla hacia una cultura innovadora, definiendo una nueva estructura que impulse esta innovación. Las empresas que pretendan este cambio deben fomentar entre sus trabajadores la atracción y retención del «talento», impulsando el intraemprendimiento; es decir, las empresas que aspiren a innovar y adaptarse buscarán y mantendrán entre sus trabajadores personas innovadoras y emprendedoras (ya comentaba en una entrada anterior qué cualidades deben tener estos innovadores)

Además de estos cambios en el perfil de los trabajadores, en la forma de trabajar, en la cultura empresarial, debemos tener muy en cuenta los cambios tecnológicos que afectan al mercado laboral: la TRANSFORMACIÓN DIGITAL de las empresas, entendiendo como esta transformación la aplicación de tecnologías digitales a los procesos productivos de la empresa.

5G, impresión 3D, Inteligencia Artificial, Comercio Digital, Industria 4.0., Blockchain… consiguen que la forma de hacer negocios, las cadenas de producción, la relación de las empresas con sus clientes esté continuamente cambiando.

En conclusión, debemos de ser conscientes de los cambios que hay a nuestro alrededor, reinventarnos, adaptarnos a las nuevas circunstancias del mercado laboral e intentar convertirnos en esos konwmads tan cotizados por las empresas. Siempre, claro está, que pretendamos ser los nuevos trabajadores del futuro.